Guatemala, Guatemala info@cedesco.com

Agendar una cita

Compresión nerviosa en la columna cervical

Los discos cervicales pueden herniarse o protruir igual que los discos lumbares. Además, con el tiempo pueden formarse osteofitos (aposiciones óseas) a causa de los cambios degenerativos en determinadas zonas de la columna cervical. Ambas situaciones pueden aumentar la presión en el nervio raquídeo o la médula espinal. En función del lugar de compresión, los síntomas y signos clínicos serán radiculares (nervio raquídeo) o mielopáticos (médula espinal).

La compresión causada únicamente por material discal extrudido (normalmente aguda) se llama hernia blanda, mientras que la compresión por osteofitos (o combinada con material discal) normalmente es crónica y se denomina hernia discal dura.

 

HERNIAS DISCALES EN LA COLUMNA CERVICAL

RESONANCIA MAGNÉTICA DE UNA HERNIA DISCAL MEDIA EN LA COLUMNA CERVICAL

Síntomas radiculares

Síntomas radiculares causados por el material discal u osteofitos En función de la raíz nerviosa implicada aparece dolor, alteraciones sensoriales o debilidad muscular en el segmento correspondiente.

Diagnóstico: los síntomas radiculares pueden diagnosticarse con la evaluación de la historia clínica, la exploración clínica, el diagnóstico por imágenes (TC y RMN) y las encuestas neurológicas.

Tratamiento: el objetivo del tratamiento quirúrgico es eliminar la presión sobre la raíz nerviosa extirpando el material protruido del disco o el hueso. El tratamiento conservador con antiinflamatorios y ejercicios musculares puede ser eficaz.